La gnomónica, como disciplina de estudio, es la ciencia encargada de elaborar teorías y reunir conocimientos sobre la división del arco diurno, o trayectoria aparente del sol, mediante el empleo de proyecciones de sombras o luces provenientes de un gnomon y recogidas sobre superficies que pueden ser horizontales, verticales o giradas previamente en un ángulo predeterminado.

La rama más conocida de esta ciencia es la que se ocupa del diseño, construcción artesanal e historia de los relojes y Meridianas solares y dado que durante mucho tiempo se consideró al reloj solar como el más confiable para medir el tiempo, a la gnomónica se la asoció e identificó casi excluyentemente como la ciencia de los relojes solares. No obstante, con el avance y desarrollo de la gran industria, la gnomónica, en lugar de atenuar su importancia fue corriendo su eje hacia otros intereses y no solo se ocupó de los relojes solares, sino que además, se fue haciendo cargo de la historia de los relojes en general y muy particularmente de aquellos que por su diseño y construcción, muchas veces artesanales o de diseño único, pasaron a ser objeto de admiración y apreciación estética.
Pero resulta que como consecuencia de la aparición de nuevos conceptos teóricos aplicados a los sitios arqueológicos, entre los que debemos señalar, el factor gnomónico (Dr R. Perez Enriquez/Calvino), el pié gnomónico (Calvino), la sección estenopeica aplicada a los sitios arqueológicos (Dr R. Perez Enriquez) y otros, se produjo una notoria revaloración de la gnomónica, por lo que desde su nueva perspectiva, la gnomónica además del estudio de los relojes solares y su historia, ha recobrado sus vínculos con los cielos y las mitologías originarias, de manera tal que hoy hablamos de arqueognomónica al aplicarla a los sitios arqueológicos, de hierognomónica cuando aparecen algunos elementos simbólicos que consagrados para el culto ceremonial, se descubre que en rigos de verdad, fueron verdaderos gnómones, y finalmente, hablamos de antropognomónica, al percatarnos de que el sujeto humano desde que optimizó su condición eréctil y el bipedismo, se miró con su semejante de frente y comenzó a gesticular lo que luego se hizo lenguaje, liberó las manos y condicionó tanto a la madera como a la piedra para autoreproducirse materialmente por medios no biológicos, en/sí subjetivamente y fuera de/si, en un palo de su altura o en proporción a ella primero, luego en un poste, menhir y finalmente en la estela gnomónica antropomorfa y antropométrica como culminación de una primer gran etapa que de su evolución material.

Es que desde tiempos remotos, el interés gnomónico se centró en la representación de los cielos, los recorridos de la luna, el sol y las distintas configuraciones de las constelaciones, para lo cual, como manera de registro, se le prestó especial atención a las variaciones de forma, tamaño y fugacidad de las sombras de un gnomon, las que a su vez sirvieron para diferenciar y correlacionar las posiciones del sol en general y del mediodía con sus los mínimos de sombras diarias (mínimun gnomónico),en particular.

De las sombras que despertaron mayor interés entre los antiguos, debemos mencionar las más largas del año (solsticio de invierno), más cortas (solsticio de verano), las ausencias de sombra o los mediodías sin sombra (paso y/o arribo del sol al cenit del lugar) y de sombras unitarias y/o iguales a las longitudes del objeto que las producen (sombras producidas por el sol incidiendo a 45º)-
Cada una de estas sombras han sabido tener su relevancia conforme el sitio, latitud y cultura, pero todas en última instancia han contribuido al desarrollo de los calendarios, relojes y fundamentalmente a la cuantificación digital de los días que habría derivado en la sistematización aritmética basada en el número de dedos por manos y piés (5) con el auxilio de los 4 miembros con dedos o de los cuatro dedos opuestos al pulgar, como así también, en otras culturas de la tripartición de cada miembro, por ejemplo 3 falanges de los dedos, tres partes de cada miembro superior, mano, brazo, antebrazo etc-

Resumiendo entonces, podemos decir que, la gnomónica se encuentra entre las primeras disciplinas del conocimiento humano y que posiblemente de ella hayan derivado la geometría y muchos otros saberes.

Visitas: 176

Archivos adjuntos

Destacamos

Historia y Arqueología TV


Descubre nuestro nuevo Canal de Televisión donde encontrarás toda la información sobre Prehistoria, Historia, Arte y Arqueología en www.dailymotion.com/historiayarqueologia.

Radio Historia y Arqueología

Descubre nuestra Emisora Oficial de Radio en http://historiayarqueologia.ivoox.com

Suscríbete a la REHA

Introduce tu Correo Electrónico y suscríbete a las Noticias de la Red Española de Historia y Arqueología:

Cortesía de FeedBurner

Apoya a la REHA

Apadrina a la Red Española de Historia y Arqueología
Apadrina a la REHA
Ayuda a la Red Española de Historia y Arqueología a través de Paypal.

Actividad de los Grupos de Formación, Oposiciones y Empleo

UNIVERSIDAD >  Ver todos

-------------------------------------------

OPOSICIONES >  Ver todos

-------------------------------------------

TABLÓN DE EMPLEO >  Ver todos

*** Accede a todo los Grupos

Nuestro Twitter Oficial

© 2017   Creado por Aníbal Clemente Cristóbal.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio