Fuente: noticiasdelaciencia.com

La "Musaraña del terror" se llama así por una traducción poco rigurosa de su nombre científico: Dinosorex, donde "deinos" significa "terriblemente grande" y "sorex" significa "musaraña". Sin embargo, la apariencia letal de los incisivos, bastante más desarrollados que en otras especies de musaraña, y su gran tamaño corporal, acabó consolidando esta denominación aunque no haya ninguna evidencia científica de que fuese una musaraña especialmente temible o agresiva. Dinosorex es un género extinto, descrito en 1972 y que se originó en Anatolia (zona oriental de la actual Turquía) a principios del Mioceno, hace unos 23 millones de años.

 

En un artículo publicado en la revista Comptes Rendus Palevol, el investigador Marc Furió, del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), en España, conjuntamente con investigadores de Francia y Holanda, analiza en detalle los restos de este género encontradas en la Península Ibérica. El estudio determina que la especie presente en varios yacimientos del Mioceno de la cuenca del Vallès-Penedès es Dinosorex grycivensis. El hallazgo supone la primera cita de esta especie en el suroeste de Europa ya que hasta hoy esta especie sólo se había citado en yacimientos de Ucrania, Polonia y Moldavia.

 

A pesar de que el registro fósil de insectívoros (el grupo que incluye las musarañas, los topos y los erizos) es escaso en la Península Ibérica, la cuenca del Vallès-Penedès representa una excepción notable a esta situación y, en el caso concreto de Dinosorex, se han recuperado casi medio millar de piezas de este género repartidas entre más de 40 yacimientos de esta zona, que incluyen desde el yacimiento de Can Llobateres (Sabadell) hasta el Vertedero de Can Mata (Hostalets de Pierola) pasando por el yacimiento de Castell de Barberà, entre otros. Como sucede a menudo en el registro fósil con los mamíferos de pequeño tamaño, la mayoría de restos recuperados corresponden a dientes.

El análisis de estos dientes revela que D. grycivensis vivió en varias zonas del Vallès-Penedès durante unos 3 millones de años y que, de forma sorprendente, no experimentó cambios morfológicos significativos ni en su tamaño ni en su morfología a lo largo de este tiempo. Esta circunstancia es bastante excepcional entre los micromamíferos, ya que éstos suelen presentar tasas de mutación elevadas y, en el registro fósil, se observa como unas especies sustituyen a otras en períodos relativamente cortos. Esta característica los convierte en elementos muy útiles a la hora de datar yacimientos.

 

Si bien esta especie se mantuvo sin cambios durante un periodo largo de tiempo, su final podría haber sido bastante abrupto. Los últimos registros de Dinosorex en la cuenca del Vallès-Penedès son de hace 9.6 millones de años, que coincide con un cambio importante en la fauna conocido como la "Crisis del Vallesiense". Esta crisis representó la extinción de varias especies de mamíferos que habían sido característicos de los ambientes de bosque subtropical del Mioceno. Entre las víctimas más famosas encontramos los homínidos, pero la Crisis del Vallesiense también supuso la extinción de muchas otras especies de pequeños mamíferos, como ardillas voladoras y lirones y otros insectívoros.

 

Es posible que los cambios climáticos que ocurrieron en el Mioceno superior provocasen que, poco a poco, las grandes masas boscosas fuesen sustituidas por bosques secos y abiertos y praderas, implicando un cambio en la fauna. Dinosorex, altamente especializado a la vida de los bosques subtropicales, habría acabado extinguiéndose. Si bien la elevada especificidad de Dinosorex habría sido la causa de su extinción, para los paleontólogos actuales lo convierten en un muy buen candidato a la hora de monitorizar cambios ambientales del pasado.

 

Los paleontólogos aún debaten sobre las causas de este fenómeno y su alcance. Algunos consideran que fue una extinción abrupta y que afectó a todo el continente, mientras que otros creen que, en realidad, se trata de una secuencia de extinciones que solo afectó a la península Ibérica. Sea como fuere, hace unos 9 millones de años, muchos de los mamíferos propios de los bosques del Mioceno habían desaparecido y al mismo tiempo habían llegado un gran número de nuevas especies, como jirafas o antílopes, adaptadas a ecosistemas más parecidos a la actual sabana africana. (Fuente: ICP)

Visitas: 119

Destacamos

Historia y Arqueología TV


Descubre nuestro nuevo Canal de Televisión donde encontrarás toda la información sobre Prehistoria, Historia, Arte y Arqueología en www.dailymotion.com/historiayarqueologia.

Radio Historia y Arqueología

Descubre nuestra Emisora Oficial de Radio en http://historiayarqueologia.ivoox.com

Suscríbete a la REHA

Introduce tu Correo Electrónico y suscríbete a las Noticias de la Red Española de Historia y Arqueología:

Cortesía de FeedBurner

Apoya a la REHA

Apadrina a la Red Española de Historia y Arqueología
Apadrina a la REHA
Ayuda a la Red Española de Historia y Arqueología a través de Paypal.

Actividad de los Grupos de Formación, Oposiciones y Empleo

UNIVERSIDAD >  Ver todos

-------------------------------------------

OPOSICIONES >  Ver todos

-------------------------------------------

TABLÓN DE EMPLEO >  Ver todos

*** Accede a todo los Grupos

Nuestro Twitter Oficial

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

© 2017   Creado por Aníbal Clemente Cristóbal.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio